<< VOLVER CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS
Cómo participar del juicio

Las audiencias son orales y públicas. Si sos mayor de 16 años, ingresás acreditándote con tu DNI, cédula o pasaporte en la Sala AMIA. Tribunales de Av. Comodoro Py 2002, Retiro.


21 10 2013 | TESTIMONIOS
Día 101. "Él dijo que su compromiso estaba acá"

Lo contó Alfredo, el hermano de Hernán Fernández, detenido-desaparecido en la ESMA. Además, declaró Fernando Leveroni, amigo de Pablo Ravignani, también detenido-desaparecido en ese centro clandestino de detención, tortura y exterminio. 


El caso de Hernán Daniel Hernández (32)

Lo llamaban "Negro" y "Casius Clay". Militaba en la Juventud Peronista. Entre el 25 y 26 de junio de 1976 fue privado ilegalmente de su libertad, con violencia, abuso de funciones y sin las formalidades prescriptas por la ley en un bar en la calle Patricios al 500. El operativo estuvo a cargo de integrantes del Grupo de Tareas 3.3.2 fuertemente armados. De ahí fue llevado a la ESMA, donde permaneció en cautiverio al menos hasta el julio o agosto de 1976, cuando habría sido "trasladado". Hernán sigue desaparecido.

El testimonio de Alfredo Alberto Fernández, amigo de Hernán 

"Mi hermano tenía 21 años, trabajaba en la Editorial Codes, estudiaba en Filosofía y Letras y era militante de la Juventud Peronista. La última vez que lo vimos fue el 23 de junio. Comió con nosotros en casa al mediodía. A las tres o cuatro de la tarde se retiró. Él ya no vivía en casa. Había ocurrido un episodio unos meses antes. En una reunión familiar, mi padre le había dicho que se fuera del país por todo lo que venía sucediendo. Mi madre lloraba desconsoladamente. Él dijo que su compromiso estaba acá, que no se iba a ir, que si tenía que morir iba a morir. Eso fue a fines de abril. Se fue a vivir a un departamento en Avellaneda y venía esporádicamente a casa, para resguardarnos a nosotros", contó el testigo. 

Un sobre

"El 26 de junio de 1976 él tenía que pasar por la casa de una tía, que estaba en Capital. Ese día no pasó, ni el sábado, ni el domingo. Él le había dado a mi tía un sobre con un número de teléfono adentro. Dijo que si ocurría algo o veía que no aparecía llamara a ese número. Entonces, el lunes mi tía llama y comunica el dato. El dato que ellos tenían era que a mi hermano lo habían levantado de dos Falcon, que habían llegado a la Av. Patricios al 200, en la Pizzería "Picolo de la Fontana". Él estaba con un joven adentro. Entraron unas personas armadas, identificándose como Fuerzas de Seguridad, y se lo llevaron. A partir de allí empezó una búsqueda, hábeas corpus, notas al Ministerio del Interior, a Videla, a la comisaría de Banfield. Todas con respuesta negativa", contó Alfredo. 

El testigo contó que un mes después, la tía recibió un llamado telefónico diciéndole que entre las 22:30 y las 23:00 iba a tener una llamada de mi hermano y que tenía que estar algún miembro de la familia. "Esto fue porque en mi caso no había teléfono, sólo estaba el de mi tía, entonces fuimos a la noche, no recuerdo exacto la hora. Primero habló una persona pidiendo hablar con un miembro de la familia. Tomó el teléfono mi papá y ahí le pasaron el teléfono a mi hermano, quien dijo: ´estoy bien, quédense tranquilos´, y se cortó la comunicación".  

La militancia

El testigo contó que su hermano "militaba en el barrio de La Boca, en una Unidad Básica que era Los Descamisados de La Boca". Y agregó: "quiero dar gracias a Dios por el momento que está viviendo el país. En décadas pasadas, era una utopía y hoy es una realidad. El ser familiar de un desaparecido no era fácil durante la dictadura, eran situaciones difíciles, siempre viviendo con el miedo de que haya algún tipo de represión o recibiendo la noticia más desgraciada que nos podía ocurrir de que nos dijeran que mi hermano ya no estaba con vida. También doy gracias a Dios por la lucha de las Madres y Abuelas, y por la valentía de Néstor y de Cristina. En mi secundario yo tenía un profesor de Historia que siempre decía que los Montoneros eran asesinos y uno no podía contestar por temor a las represalias. Hoy, gracias a Dios, podemos disentir sabiendo que eso no va a volver a ocurrir. La vida de esta generación maravillosa no fue en vano", concluyó. 

El caso de Pablo Ravignani (caso 741)

Tenía 21 años de edad y era estudiante de Agronomía en la UBA. El 13 de julio de 1976 fue privado ilegalmente de su libertad, con violencia, abuso de funciones y sin las formalidades prescriptas por la ley, en la Provincia de Buenos Aires. Días antes, el 8 de julio, fueron secuestrados su padre, José Enrique (caso 47), su hermana, María Teresa (48), y su cuñado, Ricardo Hugo Darío Manuele (49), esposo de María Teresa. Todos fueron llevados a la ESMA, donde permanecieron en cautiverio bajo condiciones inhumanas de vida y siguen desaparecidos.

El testimonio de Fernando Leveroni, amigo de Pablo

"Fui amigo de Pablo desde los 15 ó 16 años. Yo vivía en el segundo piso y los Ravignani en el tercero. Él trabajaba, estudiaba, era un buen amigo. El 10 de julio de 1976 vino Pablo muy angustiado a casa. Nos dijo que estaba muy preocupado, porque se habían llevado a María Teresa, que lo estaba pasando terrible. Eran siete hermanos y vivíamos con la distancia de un piso, por lo cual nos conocíamos todos. Le dijimos que se fijara, porque su padre era abogado y podíamos ir a la comisaría. Después se fue", contó el testigo.

"El 13 de julio, por alguna razón, fui a la mañana a la casa. Fui a buscarlo, a verlo, con el coche de mi hermano. Tanto mi hermano como yo estábamos haciendo el servicio militar. Fui a verlo. Subí y vi que estaba todo revuelto, tirado, era un desastre. Salí de nuevo y vi a una persona con pelo corto, bigotito, treinta y pico de años, con el hijo de la persona que vivía con Pablo en brazos. Era un bebé. Le pregunto entonces por Pablo y me dijo que se había ido, lo veo con el hijo de Nani en brazos, para mí se llamaba Martín, y le pregunté por ella, me dijo que estaba a la vuelta, que había ido a una zapatería. Era una chica uruguaya, entonces di la vuelta, cincuenta metros y la encuentro llorando en la calle, gritando con una gran angustia que se habían llevado a Pablo. Me dijo que me fuera, que le avisara a la familia de Pablo. Le dije que fuéramos a una comisaría, me dijo que no, que tenían a Pablo. Le dije que entonces iba a buscar al papá de Pablo", relató Fernando.

Los secuestros

"Fui a la casa de José Ravignani y estaban, si mal no recuerdo, José y Cecilia, una hermana menor que Pablo. Ya en esa época el padre se había mudado de lugar. Me dijo que aparentemente lo habían llevado con los ojos vendados a un lugar donde maltrataban a su hija y le preguntaban por Pablo. No me acuerdo las palabras por los años, perdón. Me fui porque tenía que ir al Regimiento, yo estaba en Patricios Iº, en la Compañía Comando 7", sostuvo el testigo. 

Próxima audiencia

El juicio continuará el miércoles 23 de octubre desde las 9:30 horas con más declaraciones testimoniales. 

 



de los procesados son juzgados por los "vuelos
de la muerte"
son las víctimas de los crímenes de lesa humanidad incluidas en la causa
testigos declararán y se incorporarán parte de los testimonios del juicio anterior
MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS