Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

22 09 2018
SIMBOLO DE MEMORIA Y EDUCACION

Desde su recuperación, la ex ESMA es un espacio con múltiples propuestas educativas sobre nuestro pasado reciente y los derechos humanos.


Cuando se fundó la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) hace más de noventa años, también se pensó como un ámbito educativo, pero muy diferente a lo que es ahora. Durante años allí se formaron oficiales. Muchos de ellos fueron los responsables de las torturas, asesinatos y desapariciones de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura.

Desde su recuperación en 2004, la ex ESMA busca construir la memoria de forma colectiva, como una herramienta para el futuro. También se plantea como un espacio que defiende los derechos humanos y promociona la educación como derecho para todos.

Los organismos de derechos humanos que integran el Espacio Memoria entienden a la educación como una herramienta fundamental para transmitir nuestro pasado reciente a las futuras generaciones. Desde la Casa por la Identidad se piensan diferentes estrategias educativas para transmitir la historia de lucha de Abuelas de Plaza de Mayo por restituir la identidad a sus nietos y nietas apropiados en dictadura; y a la vez promover el derecho a la identidad. Muestras permanentes que cuentan la lucha de las Abuelas y las herramientas que fueron construyendo para encontrar a sus nietos y visitas guiadas para estudiantes de todos los niveles educativos son algunas de las actividades que ofrece la casa para construir colectivamente la memoria y los derechos humanos.

 “La educación es uno de los pilares fundamentales de la transmisión. Desde sus inicios, las Abuelas han sabido comunicar y transmitir al mismo tiempo. Las Abuelas comprendieron de inmediato, sabia e intuitivamente, que solas no podrían conseguir nada y que la fuerza de lo colectivo lentamente daría sus frutos”, cuentan desde el organismo. En ese sentido, aseguran que comunicando y transmitiendo, masiva y subterráneamente, yendo a la prensa pero también a las escuelas, buscando multiplicadores de historias y sentidos, “lograron dar cuenta de lo que estaba pasando con los niños apropiados en Argentina y a la vez construir un derecho para todos los niños del mundo: el derecho a la identidad”.

Emplazada allí donde estaba el Pabellón Alfa, que actuaba como alojamiento de suboficiales, aulas y sala de armas, la casa de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora es la sede de la Escuela de Música Popular, un espacio de formación, producción y expresión de música popular con perfil comunitario. La iniciativa surge de un trabajo en conjunto con la Fundación Música Esperanza, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Ministerio de Educación.

Más tarde, la agrupación H.I.J.O.S -junto con la Facultad de Periodismo de la UNLP- puso en marcha la primera carrera de periodismo deportivo pública y gratuita en la Ciudad de Buenos Aires. Esta tecnicatura se dicta en la Casa de la Militancia del organismo.

Por su parte, el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECUNHI) de la Asociación Madres de Plaza de Mayo organiza visitas y talleres que permiten hablar de memoria, pero también de arte, futuro y esperanza en un lugar donde habito el horror y la muerte. “Abordar la memoria es una tarea que requiere cuidado, respeto y una percepción especial, una mirada muy atenta a la edad y el bagaje que traen los estudiantes que nos visitan”, explican desde la dirección educativa del ECUNHI. Asimismo, cuentan que desde la literatura buscan acercar la historia, a partir de una selección de cuentos y novelas, que invitan a construir un relato de la memoria para poder encarar el debate en las aulas y seguir en las casas con sus adultos referentes. “La memoria construye un relato que es parte de este presente, y la historia se construye con miles de relatos que la hacen viva y en constante movimiento”, reflexionan desde el ECuNHi.

El resto de las instituciones que integran el Espacio Memoria también fomentan, en el ámbito educativo, espacios de reflexión y marcos de referencia para que los derechos humanos y la memoria tengan un rol fundamental. El Ente Público organiza charlas, talleres y capacitaciones para debatir y reflexionar acerca de aquellos conceptos fundamentales vinculados a nuestro pasado reciente y los derechos humanos. En esa línea, desde 2017 funciona el Plan Fines en la ex ESMA (con la Casa de la Militancia como sede), para aquellas personas que quieren finalizar estudios primarios y/o secundarios.

Se crearon también los programas “Jóvenes y Memoria” y “La Escuela va a los juicios”, dos propuestas educativas que buscan promover el debate y la reflexión entre los jóvenes sobre temas como las memorias del terrorismo de Estado, las consecuencias en el presente, las luchas por la ampliación de derechos y el proceso histórico, social y político en el cual se enmarcan los actuales juicios por crímenes de lesa humanidad. Ambos proyectos han sido declarados de interés educativo por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y de interés para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos por la Legislatura porteña.

Los más chicos (de salas de 4 y 5 de educación inicial y de primer y segundo ciclo de educación primaria) reflexionan sobre sus derechos y expresan sus ideas a través de de la realización de un mural colectivo. Los estudiantes a partir de los 13 años pueden participar de un espacio para reflexionar sobre temas actuales que los interpelan como lo son la violencia institucional y los derechos humanos.

Por otro lado, se proponen visitas guiadas para escuelas (destinada a estudiantes a partir de los 16 años) que proponen un recorrido por el predio de la ex ESMA señalando sus marcas y usos durante la última dictadura cívico militar y en distintos momentos de su historia. “Poder llevar adelante estas propuestas desde el Espacio Memoria permite reflexionar en el ámbito educativo temas tan importantes como la vulneración a los derechos humanos en la actualidad y del pasado reciente”, cuentan desde el equipo de educación del Ente Público. Y resaltan que un espacio como la ex ESMA resulta fundamental como “medio de construcción y transmisión de conocimientos”.

También miles de estudiantes de nivel medio y superior visitan el Museo Sitio de Memoria ESMA y conocen el funcionamiento del ex Casino de Oficiales, base operativa de la represión que funcionó en la ESMA durante la última dictadura. “Recorrer el sitio permite entender la magnitud que tuvo el terrorismo de Estado en la Argentina y la sofisticación de su aparato represivo, como un plan sistemático de exterminio a cualquier tipo de oposición al régimen de la dictadura cívico militar”, indican los trabajadores del Museo. Además explican que su misión es diseñar acciones y colaborar con las instituciones de enseñanza oficial y privada orientando a la docencia para un mejor aprovechamiento y comprensión de las acciones y los actores de la política represiva durante la última dictadura cívico militar. Y subrayan que el cumplimiento de dicha misión es “una responsabilidad y una oportunidad” de transmisión hacia las nuevas generaciones y brinda la posibilidad de aportar a la construcción de la ciudadanía de nuestro país y el mundo, al fortalecimiento de las democracias y a sostener los valores de memoria, verdad y justicia como políticas de Estado.

Reflexionar en torno a la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas e Islas del Atlántico Sur resaltando el vínculo insoslayable en la defensa de los derechos humanos expresada en la memoria, verdad y justicia, así como paz y soberanía, son los objetivos del Museo Malvinas que desde 2014 funciona en el predio de la ex ESMA. Además de las visitas guiadas para escuelas de todos los niveles educativos se desarrollan distintos programas y proyectos dirigidos a diversos públicos.

Talleres con narradores, capacitaciones para docentes, experiencias participativas y reflexivas en el territorio, teatro y diferentes propuestas para públicos con discapacidades y necesidades específicas buscan concentrar de manera atrayente el interés por la causa de Malvinas. “Consideramos que educar en la memoria es indispensable para construir el futuro; aquello que hoy rescatamos es condición para no repetir los horrores del pasado y para seguir consolidando un camino de Justicia”, explican desde el Museo. Y agregan que es una contribución para preservar y a la vez transmitir el pasado, estimulando el conocimiento y la comprensión a través de un diálogo en torno a temas fundamentales como son la memoria, la dictadura cívicomilitar, la guerra de Malvinas y el derecho a la identidad.

El Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en honor al escritor desaparecido en 1976, ubicó a la educación, junto con el arte y la memoria, como uno de los ejes fundamentales de trabajo. Las propuestas se fueron ampliando y fortaleciendo, atentas a las de- mandas de alumnos y docentes. En ese sentido, las alternativas son amplias y diversas, sin límite de edad: hay recorridos educativos, visitas a muestras, talleres para estudiantes y de formación docente.

Además el Conti cuenta con distintas propuestas que permiten que los chicos se aproximen al arte a través de un recorrido con sus creadores o con especialistas de diversas disciplinas y una apertura de diálogo entre los jóvenes y los artistas. “Con las distintas propuestas educativas buscamos generar que los pibes sean más participativos, que se vuelvan más activos, interpelarlos. Nos interesa que se vayan con preguntas e inquietos. El desafío es que los jóvenes se apropien de este lugar como espacio cultural. Pensamos a las visitas, los talleres y las actividades como puerta de entrada a conocer el Conti”, enfatizan desde los equipos de educación.

Consultados sobre la particularidad de llevar adelante estos trabajos en la ex ESMA afirman que se trata de “pensar estrategias que habiliten un pensamiento crítico, que los adolescentes y jóvenes puedan cuestionar, preguntar, tener una experiencia educativa”. Y agregan que lo importante “es pensar cómo acercar una temática que parece del pasado a su presente entendiendo que cada generación tiene sus propias preguntas al pasado”.

Con todas estas propuestas, niños, jóvenes y adultos llenan de vida la ex ESMA, un lugar que fue de muerte; llenan de ideas y debates un lugar donde justamente se intentó exterminar aquellos proyectos de las organizaciones estudiantiles, políticas, sindicales, sociales, que luchaban para la transformación de un país más justo y solidario. Estos estudiantes hoy son protagonistas de la educación, de la memoria y del futuro.




Otras Noticias

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS