Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

17 10 2017
Magdalena Fleitas: “Los niños tienen una relación muy espontánea con su identidad”

La cantautora y docente resalta la importancia de generar espacios que ayuden a promover la imaginación y creatividad de los chicos en el ámbito educativo.


Innovadora de espacios educativos en los que los chicos intercambian valores relacionados con el arte, la cultura y lo educativo, Magdalena Fleitas es una artista que con sus trabajos cautiva al público infantil. Comprometida con la defensa de los derechos humanos, participó en el festival infantil “Risas y Abrazos. Vacaciones de invierno con las Abuelas”, organizado en la Casa por la Identidad, en la ex ESMA. En esta entrevista reflexiona sobre la importancia de profundizar a través de la arte y la poesía los derechos de los niños.

Lleva muchos años trabajando para el público infantil, ¿cómo vive esa experiencia?

Me gusta trabajar con niños y familias, me hace feliz que chicos y grandes se integren en una experiencia colectiva, que podamos recuperar espacios comunes y que el arte ofrezca algo especial para cada etapa de la vida. Mis canciones son para chicos pero también para grandes. Me siento muy responsable de ofrecer a los niños una nutrición buena para su vida, que la música sea un buen alimento para su alma, para su aprendizaje, para la experiencia que nos toca compartir. Los adultos tenemos una responsabilidad enorme porque los niños son frágiles, al estar tan abiertos, son muy influenciables. Es importante prestar atención a lo que queremos transmitirles para que se nutran de algo verdadero, sano, un alimento que les brinde fuerza para toda la vida.

¿Cómo se trabaja desde lo pedagógico la protección de los derechos del niño? 

Hay un derecho que es fundamental y es el de jugar, de cantar, de bailar, de moverse, de investigar y desplegar la propia voz, escuchar la de lo demás y empezar a compartirla. Es importante que los docentes alienten esta expresión, que le den un lugar y un tiempo en el aula, en el pasillo, en el patio, para que el lenguaje musical sea realmente un lenguaje de construcción de la identidad y de comunicación y no sólo una actividad más. Es fundamental que la escuela se musicalice ya que el lenguaje musical genera alianzas entre docentes y familias. Necesitamos experiencias colectivas y comunitarias que nos integren dentro de la escuela. 

Por otro lado, existe el derecho a la poesía, a la metáfora, a la lógica del absurdo que trae el juego y la infancia. Está muy sobrevalorada la lógica formal y deductiva. Y la naturaleza de los niños, que inventa permanentemente, no tiene tanto lugar en la escuela, por eso a veces se va apagando. Es importante que el maestro genere estos espacios de juego y de expresión porque es la lógica poética, que es profunda, compleja, propia del ser humano y nos salva. La poesía y el arte nos salvan, nos lleva a una instancia nueva que tiene que ver con quiénes somos.

¿Qué relación establece entre el derecho a la identidad y la niñez?

La identidad empieza con el nombre, con conocer los orígenes, con saber de dónde venimos y se va desplegando a lo largo de la vida junto con la propia voz. Identidad es la posibilidad de reconocer quién soy, qué quiero hacer, cuáles son mis tesoros, cómo compartirlos con los demás, cuál es mi lengua. Es fundamental llevar este tema a la infancia porque no siempre se aborda en las escuelas y todas las personas necesitamos hacernos esta pregunta: ¿Quién soy? Los niños tienen una relación muy espontánea con su identidad y es importante que los adultos apreciemos y le demos un valor a estas producciones espontáneas.

Todas las familias tienen una fuente de conocimiento vinculada a los juegos, a las canciones, a las coplas, a las historias; y los padres no siempre reconocen esto como un conocimiento y no se lo transmiten a sus hijos. Y los chicos necesitan nutrirse de esta fuente porque habla de quiénes son sus padres, toda esta herencia y este linaje de conocimiento son únicos para cada niño y están relacionados con su identidad contenida y sostenida en el tiempo. También tiene que ver con la construcción de la identidad reconocer cuál es la forma en la que aprendemos, qué es lo que nos moviliza, qué es lo que nos interesa, hacia dónde queremos ir. 

¿Cómo se abordan estas temáticas desde lo cultural?

En relación a lo cultural, hay muchísimo movimiento por fuera de lo establecido formalmente. En la ciudad se ve permanente la expresión del pueblo. Múltiples expresiones callejeras que hablan de nuestro arte. Somos un país con una cultura callejera muy interesante que no siempre la podemos apreciar, es importante promoverlas, valorar lo diferente y alimentarlo para que crezca.

Sus trabajos permiten acercar a los chicos ritmos folclóricos con un lenguaje moderno y divertido, ¿cómo surge esta iniciativa de generar nuevas propuestas musicales para el público infantil? 

Desde chica escucho folklore en mi casa y viajo por el país. Siempre me conmovieron los paisajes, las costumbres y las personas de cada lugar, por eso lo transmito como algo verdadero, no con una intención pedagógica; si además se enseña, mejor. Creo más en la transmisión de lo verdadero para cada uno que en los contenidos formales como una etiqueta para aprender. El folklore de la Argentina y de Latinoamérica es maravilloso: a los niños y a la familia les gusta bailarlo y se contagia con los ritmos y las historias de cada lugar porque de alguna manera tocan nuestra historia personal y colectiva. 

¿Cuál es su reflexión de que exista un lugar como el Espacio Memoria donde se llevan adelante actividades culturales para promover los derechos humanos y la construcción de la memoria colectiva?

Un lugar donde tuvo tanta desgracia, tanto horror, como fue en la ex ESMA, ahora es un lugar que está habitado por las Abuelas, por los H.I.J.O.S , por las personas que creen en la justicia. Creo que es un lugar de una tremenda resiliencia, aunque es difícil atravesarlo por lo que implica la historia misma. Todos los que entramos a ese espacio tenemos una historia cercana que duele y entrar ahí implica conectarse con la historia de uno y la de todos los demás. Es necesario que todas las personas, que todos los argentinos, conozcamos lo que pasó para que no se repita el horror nuevamente. Son muy valientes las personas que están hoy allí proponiendo un espacio cultural para hablar de lo que tiene sentido, de conocernos y construir tomando la fuerza de nuestro pasado. El reconocimiento y la transformación de este pasado hace que el presente tenga sentido y que exista una proyección a futuro anclada en quiénes somos, en una identidad verdadera que no tapa sino que integra.




Otros artículos de Opinión

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS